Todos nuestros ayeres, de Natalia Ginzburg

10/08/2016

Acabo de terminar esta preciosa novela de Natalia Ginzburg, traducida por Carmen Martín Gaite, en la edición de Debate con el título de Nuestros ayeres, y  que acaba de ser reeditada por Lume.

9788474449754Todos nuestros ayeresTras la apariencia una historia amable, por el estilo tan secillo, íntimo y familiar de la autora (  y de la traductora), se esconde la durísisma vida de unos personajes en una época terrible de la historia de Europa.

Os recomiendo su lectura, así como de las otras dos novelas que conozco de la autora italiana: Léxico familiar y Querido Miguel.

Como no leo italiano, no puedo valorar la fidelidad de la traducción al texto original, pero sí puedo asegurar que reconocí el estilo de mi admirada Martín Gaite en las páginas de Ginzburg. Por cierto, la traducción de Léxico familiar no es suya y también en ese texto advertí las similitudes entre las dos escritoras.

 

Anuncios

Solo un examen

06/11/2015

Llevo buena parte de la tarde pensando en Andrés.

Andrés es una alumno mío de 3ºESO. Esta mañana, en el recreo, se dirigió a mí en la biblioteca para decirme que hoy era su cumpleaños. Cumplía 14 y estaba contento. Yo le felicité de corazón: es un chico encantador.

Apenas unos minutos después, entré en su aula y, tras explicarles a todos el justo valor de un examen en el conjunto de la calificación de la asignatura y más de este, que es el primero, les entregué los ejercicios. Andrés había “suspendido”.

Hasta el final de la clase no se acercó a mí. Lo hizo tímidamente y conteniendo las lágrimas. “Ya no me celebrarán el cumpleaños”.

Me quedé sin palabras. Torpemente quise consolarle: “La nota del examen no es importante”, “es solo un examen”, “no significa gran cosa”.

“Ya, pero ya no me celebrarán el cumpleaños”.

La reflexión, si os merece alguna, de momento, os la dejo a vosotros.

 

Cien años de soledad (final)

22/08/2012

“…Era la historia de la familia, escrita por Melquíades hasta en sus detalles más trivilaes, con cien años de anticipación. La había redactado en sánscrito, que era su lengua materna, y había cifrado los versos pares con claves militares lacedemonias. La protección final, que Aureliano empezaba a vislumbrar cuando se dejó confundir por el amor de Amaranta Úrsula, radicaba en que Melquíades no había ordenado los hechos en el tiempo convencional de los hombres, sino que concentró un siglo de episodios cotidianos, de modo que todos coexistieran en un instante. Fascinado por el hallazgo, Aureliano leyó en voz alta, sin saltos, las encíclicas cantadas que el propio Melquíades le hizo escuchar a Arcadio, y que eran en realidad las predicciones de su ejecución, y encontró anunciado el nacimiento de la mujer más bella del mundo que estaba subiendo al cielo en cuerpo y alma, y conoció el origen de dos gemelos póstumos que renunciaban a descifrar los pergaminos, no solo por incapacidad e inconstancia, sino porque sus tentativas eran prematuras. En ese punto, impaciente por conocer su propio origen, Aureliano dio un salto. Entonces empezó el viento, tibio,incipiente, lleno de voces del pasado, de murmullos de geranios antiguos, de suspiros de desengaños anteriores a las nostalgias más tenaces. No lo advirtió porque en aquel momento estaba descubriendo los primeros indicios de su ser, en un abuelo concupiscente que se dejaba arrastrar por la frivolidad a través de un páramo alucinado, en busca de una mujer hermosa a quien no haría feliz. Aureliano lo reconoció, persiguió los caminos ocultos de su descendencia, y encontró el instante de su propia concepción entre los alacranes y las mariposas amarillas de un baño crepuscular, donde un menesteral saciaba la lujuria de una mujer que se le entregaba por rebeldía. Estaba tan absorto, que no sintió tampoco la segunda arremetida del viento, cuya potencia ciclónica arrancó de los quicios las puertas y las ventanas, descuajó el techo de la galería oriental y desarraigó los cimientos. Solo entonces descubrió que Amaranta Úrsula no era su hermana, sino su tía, y que Francis Drake había asaltado a Riohacha solamente para que ellos pudieran buscarse por los laberintos más intrincados de la sangre, hasta engendrar un animal mitológico que había de poner término a la estirpe. Macondo era ya un pavoroso remolino de polvo y escombros centrifugado por la cólera del huracán bíblico, cuando Aureliano saltó once páginas para no perder el tiempo en hechos demasiado conocidos, y empezó a descifrar el instante que estaba viviendo, descifrándolo a medida que lo vivía, profetizándose a sí mismo en el acto de descifrar la última página de los pergaminos, como si se estuviera viendo en un espejo hablado. Entonces dio otro salto para anticiparse a las predicciones y averiguar la fecha y las circunstancias de su muerte. Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las etirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra.”

GABRIEL  GARCÍA MÁRQUEZ, Cien años de soledad

Mi relectura de este verano.

Mi viejo libro, de papel amarillento y manchado, tiene una fecha en la primera página: 1982.

Siento haberos desvelado el final, pero no importa, os lo aseguro, mereca la pena dedicarle un tiempo.

Por una educación pública de calidad

13/09/2011

Comienza un nuevo curso y con él empieza una nueva etapa de mi vida profesional.

Pero no es de esto de lo que quiero escribir, sino de este principio de curso y de toda la campaña de desprestigio del  profesorado de la enseñanza pública que están llevando a cabo la Consellería de Educación y otros gobernantes.

“Los profesores se movilizan porque  les quieren añadir dos horas a su jornada semanal. ¡Qué morro! ¡Con lo poco que trabajan y aún protestan!”

Pues bien, que se sepa,  veinte horas lectivas semanales hace tiempo que las vienen haciendo algunos profes. Dieciocho y hasta veinte dependiendo de las necesidades de los centros.

Y claro, de nada vale que expliquemos que detrás de este anuncio de aumento de las sesiones de docencia directa, se oculta un recorte terrible de profesores en los centros públicos. Preguntad en cualquier instituto de Galicia y os informarán de cuántos docentes han reducido con respecto al curso pasado.

– A mí no me parece mal -me argumentaba una amiga-. Si ahora los que quedan trabajan más, se recortan gastos y no repercute en la calidad de la enseñanza. Es que dos horitas más tampoco os van a matar.

Vayamos por partes:

Nos reducen el sueldo, nos aumentan las horas lectivas, nos cargan de “afines” (asignaturas que no son de nuestras especialidades), masifican las aulas, nos imponen las guardias de entrada y salida. Para estar contentos, ¿no?

Pero lo más grave es que lo que nos estamos jugando es la calidad de la enseñanza pública. No hay dinero, dicen. No hay dinero para los públicos, sí para los concertados. Véase el caso de Pereiro de Aguiar.

Si se reducen las plantillas, se acabará con los desdobles y los agrupamientos específicos, se masificarán las aulas y se dificultará la atención a la diversidad, aumentando la conflictividad.

Si tenemos que impartir materias en las que no somos especialistas, se disminuirá claramente la calidad.

Si nos cargan de clases, no quedará tiempo para que nos dediquemos a las dinamizaciones de las bibliotecas escolares, ni de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, ni para la organización de actividades complementarias y extraescolares.

Sinceramente, creo que somos los padres (soy profesora y madre) los que deberíamos movilizarnos, que somos todos los defensores de la enseñanza pública (mis hijas, por supuesto, van a centros públicos) los que deberíamos salir a la calle.

Parafraseando un titular de El País  (“Van a por la educación“)  , van a por la enseñanza pública y se la van a cargar. Todos los recortes repercuten sobre los que no tenemos otra forma de financiación. Y mientras tanto, más subvenciones a centros privados, los que más tienen seguirán teniendo más y los demás seguiremos funcionando gracias al esfuerzo de los profesores comprometidos con nuestro trabajo, aunque nos bajen el sueldo, aunque nos aumenten las horas lectivas, aunque se nos tache de vagos e insolidarios.

Sobre el tema:

iessecundaria: “septiembre me deprime”

Enlaces de prensa:

Educación reduce 422 profesores en el curso que arranca mañana

“Las ANPA piden alternativas a la huelga para no perjudicar al estudiantado”

“Lieder” de Rosalía de Castro

31/03/2011

Una compañera me ha dado a leer hoy un fragmento de un texto de Rosalía que desconocía . No puedo resistirme a la tentación de compartirlo:

(…)

Jamás ha dominado en mi alma la esperanza de la gloria ni he

soñado nunca con laureles que oprimiesen mi frente. Solo  cantos de

independencia y libertad han balbucido mis labios aunque alededor

hubiese sentido, desde la cuna ya, el ruido de las cadenas que debían

aprisionarme para siempre, porque el patrimonio de la mujer son los

grillos de la esclavitud.

Yo, sin embargo, soy libre, libre como los pájaros, como las brisas;

como los árboles en el desierto y el pirata en el mar.

Libre es mi corazón, libre mi alma, y libre mi pensamiento, que se

alza hasta el cielo y desciende hasta la tierra, soberbio como Luzbel y

dulce como un esperanza.

Cuando los señores de la tierra me amenazan con una mirada, o

quieren marcar mi frente con una mancha de oprobio, yo me río

como ellos se ríen y hago, en apariencia, mi iniquidad más

grande

que su inquidad. En el fondo, no obstante, mi corazón es bueno; pero

no acato los mandatos de mis iguales y creo que su hechura es igual

a mi hechura, y que su carne es igual a mi carne.

(…)

 

Fuente: Revista” Festa da palabra silenciada”. Actualizar a Rosalía. Galicia, 2010.

¿Qué os parece  este alegato romántico, escrito por Rosalía de Castro en 1858, a favor de la libertad y la igualdad? Yo he descubierto hoy un texto para ser leído en clase junto a la clásica “Canción del Pirata”.

El velo en las aulas

25/03/2011

Me estaba resistiendo a escribir sobre el tema de la niña de Arteixo a la que se quiere expulsar de su colegio por llevar velo. Me estaba reistiendo porque ya expresé mi opinión cuando fue el caso de Najwa y poco o nada ha cambiado mi forma de pensar. Pero la insistencia del colegio en salirse con la suya y expulsar a su alumna, y la actitud de la Consellería de Educación me han llevado a retomar el asunto.

Fuente de la imagen: La Voz de Galicia

Muchas cosas se han dicho ya. Supongo que se han dado todos los argumentos posibles a favor y en contra. Muchos docentes y no docentes han expresado la dificultad de abordar el tema de los símbolos religiosos y de todos las connotaciones asociadas a ellos.

Pero…

País aconfesional este nuestro en cuyos colegios se imparte la asignatura de Religión Católica en centros sostenidos con el dinero público, donde todavía se cuestiona qué daño hacen los crucifjos en las aulas. Reglamentos de Régimen Interno donde se reconocen los derechos a la libertad de los alumnos y a la no discriminación por sexo, ideología o religión, pero regulan su vestimenta y les impiden acudir a clase con la cabeza cubierta: ya sea gorra, sombrero o yihab…

En mi centro no hay musulmanes, que yo sepa. Cuando un alumno entra en mi clase con la cabeza cubierta, suelo recordarle que, en nuestro entorno, no se acostumbra a llevar capucha, visera o gorro en espacios cerrados: no hay sol, no hay frío, no llueve… Nunca hubo problemas. Hace unos años una alumna tuvo un accidente de moto, Las heridas obligaron a rasurarle la cabeza y las cicatrices que mostraba eran poco agradables para ella y para los demás. Se puso una gorra. Nadie dijo nada. Normal. Bueno, miento. Solo un profe se enfrentó a ella. Ella le contestó de modo un poco airado.Él quería sancionarla. No se hizo.

La anécdota no tiene nada que ver, creo yo, con el caso   que ahora se discute. Pero parece ser que el consello escolar de ese colegio de Arteixo y la Consellería nos quieren hacer creer que es lo mismo. No expulsan a la niña por vestir un símbolo religioso, solo lo hacen por llevar la cabeza cubierta. ¿Les creemos? Yo no. Una norma de este tipo aprobada en un nuevo colegio de una localidad con una numerosa población musulmana suena a otra cosa.

Vaya mi repulsa contra las autoridades educativas que dicen respetar la autonomía de los Centros, aunque esta atente contra los derechos básicos de los ciudadanos. Vaya mi repulsa hacia la comunidad de ese CEIP Novo de Arteixo, que ha convertido a una alumna, según he leído ejemplar en comportamiento y aplicación, en el punto de mira de todo el país, y que pretende expulsarla a mitad de curso por una actitud, la de llevar hiyab, que no creo que atente contra ningún derecho del resto de la Comunidad Educativa.. Vaya mi respeto y admiración por el otro colegio de Arteixo, CEIP Ponte dos Brozos, que no incluyó la misma norma en su Reglamento de régimen interno y que acogerá así a todas las niñas musulmanas que libremente o por imposición familiar lleven velo, evitando que queden privadas de su fundamental derecho a la educación.

E insisto, porque para mí es lo más importantel, si el hiyab fuese una imposición, si fuese una manifestación de una religión que somete a la mujer, si las niñas no son libres para elegir (por cierto, como no lo son nuestras hijas e hijos en muchas cosas), eduquémoslas en libertad e igualdad para que en el futuro, como mujeres adultas, formadas y libres, puedan optar libremente. Para eso educamos.

elpais.com. 25 de marzo

lavozdegalicia.com. 1 de marzo

elidealgallego.com. 25 de febrero.

Tworki, de Marek Bienczyk

14/02/2011

Ayer terminé de leer la novela de Marek Bienczyk titulada Tworki (El manicomio). Hacía tiempo que un relato no me resultaba tan difícil. Leí a pequeñas dosis durante casi un mes las poco más de noventa páginas en las que  Bienczyk desarrolla la historia de Jurek, Sonia, Janka, Olek y unos cuentos personajes más en el espacio del manicomio de Tworki durante la ocupación alemana de Polonia.

Me costó entrar en su peculiar estilo, llegué a dudar de la traducción (¡que raro en mí!) y estoy segura de haberme perdido muchos matices, de no haber captado muchas referencias a lugares… Me costó, pero la terminé.

Había leído alguna crítica buena sobre el texto, me pareció original y prometedor. Pero, la verdad, no sé qué opinar. Pienso que quizás es un relato un poco pretencioso. La prosa de tan ” poética” resulta, a veces, recargada, oscura, creo que innecesaria. La historia queda demasiado oculta tras la forma lingüística y hace difícil la emoción. A pasar de ello, no pude dejar de leer e hice el esfuerzo de terminarla, lo cual para mí ya es algo, pues  otras muchas novelas las he abandonado por el camino.

La dejaré reposar y veremos qué queda de este relato en mí. Tal vez merezca la pena retomarlo.

“Voces del silencio” de Mita Adriana Beutel

01/02/2011

El domingo 30 de enero, en el auditorio de Sada, se puso en escena la creación de Mita Adriana Beutel (bailarina y profesora que actualmente trabaja en proyectos relacionados con la danza y el desarrollo humano)  Voces del silencio.

La obra  se estrenó el día 25 de noviembre, coincidiendo con Día Internacional contra la Violencia de Género, en el Conservatorio de Culleredo.

Con un lenguaje simbólico y a la vez muy directo; sencillo, pero trabajado, este grupo de artistas (entre los que estaban Sonia y su hija Noa -por ellas fuimos-) lograron conmovernos, emocionarnos.

Un trabajo hecho desde el corazón, con el convencimiento – creo-  de que todos podemos y debemos poner nuestro granito de arena para acabar con el sufrimiento de tantas y tantas mujeres.

Y al final, un mensaje optimista: se puede acabar con esto. Se puede porque, convenceos,  es más feliz el que besa que el que muerde, el que acaricia que el que golpea.

Enhorabuena a todos los que habéis participado en este proyecto.

(Fotos de Alberto Segade)

Tierra desacostumbrada de Jhumpa Lahiri

26/12/2010

Después de tantos meses de silencio, sin saber por qué, el libro de relatos de la escritora londinense de origen bengalí, Jhumpa Lahiri, me pidió una reseña en el blog.

Tierra desacostumbrada llevaba unos meses en la estantería de mi salón esperando un momento en el que me apeteciera leer. Recomendado por un amigo con cuyos gustos literarios coincido mucho, el libro encontró por fin su momento hace unos días. Y la verdad es que fue abrirlo y quedar ya atrapada con la inquientante cita de Nathaniel Hawthorne que precede a los relatos: La naturaleza humana no dará su fruto, al igual que la patata, si se planta una y otra vez, durante demasiadas generaciones, en la misma tierra agotada. Mis hijos han tenido otros lugares de nacimiento y ,hasta donde alcanza mi control sobre su fortuna, echarán raíces en tierra desacostumbrada”.

Me gustaron los cinco relatos que forman la primera parte y también los tres episodios que trazan las vidas de Hema y Kaushik.

Un libro conmovedor, tierno y muy agradable, una estupenda lectura para estos tiempos navideños.

La evolución de Calpurnia Tate, de Jacqueline Kelly

01/07/2010

“En 1899 ya habíamos aprendido a dominar la oscuridad, pero no el calor de Texas. Nos levantábamos de noche, horas antes del amanecer, cuando apenas había una mancha añil en el cielo oriental y el resto del horizonte seguía negro como el carbón.

(…) Aquel verano, yo tenía once años y era la única chica de siete hermanos. ¿Os podéis imaginar una situación peor? Me llamo Calpurnia Virginia Tate, pero entonces todo el mundo me llamaba Callie Vee.

Antes de terminar el curso, decidí dedicar unas horas a una lectura “de trabajo”. Leí en algún blog que   La evolución de Calpurnia Tate podría ser uno de los libros recomendados en la E.S.O. para el próximo curso. Busqué  información y encontré alguna reseña que  me pareció interesante, así que  me puse a ello.

Y la verdad es que no me disgustó. Es una novela sencilla, bien escrita, con una narradora en primera persona que cuenta retrospectivamente unos meses cruciales de sus once años (del verano a las navidades), el momento en el que descubrió lo que quería y, sobre todo, lo que no quería hacer con su vida. El ritmo es lento ( pasar, pasan pocas cosas), pero no aburrido.

A mí  me engancharon las historias cotidianas de Calpurnia, Callie Vee, y me sumergí en su pequeño mundo  para pasar unos momentos agradables y relajados, bien merecidos a finales de junio, cuando memorias, expedientes, informes y demás papeles ocupan nuestro tiempo.

Tal vez pueda probar si funciona con mi futuro grupo de PDC de 3º de E.S.O.  Ya veremos.